Covid-19 en el interior. No nos puede pasar, pero pasó

Latinoamérica sufre el mayor impacto de la pandemia en cuanto a cantidad de contagiados y muertos. Con cinco países en el top diez de contagiados, representa el 45,90% del total de contagiados y el 54,29% de los muertos en el mundo. A su vez, el covid-19 impacta fuertemente en la economía, esperando con una caída del PBI en 9% para la región global a fin de año, superando la media de otras regiones.

Puntualmente en Argentina, la estrategia principal fue el Aislamiento Social Obligatorio, que logró demorar el aumento masivo de contagio hasta principio de junio cuando aún no habían 100 contagios nuevos diarios. Estos dos meses de relativa tranquilidad nos otorgó una gran ventaja: Dos meses para prepararnos.

No fue fácil enfrentarse a un virus que no sabíamos muy bien como se transmite, cuanto dura y que tratamientos son efectivos. Aún hoy hay muchas cosas que no sabemos. Hubo que preparar desde protocolos de atención hasta camas de terapia intensiva. Esto implicó revisar la capacidad de oxigeno, aprovisionarse de medicamentos y biodescartables, comprar equipamiento y mobiliario adecuado, entre otras cosas. Pero fundamentalmente hubo que capacitar a todo el personal. El Covid-19 desnudo nuestras falencias y limitaciones. Justamente nuestro mayor limitante fue la cantidad y capacidad del personal.

Superados los que aparentemente fueron los picos de CABA y Provincia de Buenos Aires, donde los casos comenzaron a descender, los contagios masivos se trasladaron hacia las provincias del interior. Les dejo unas notas que muestran lo que se vive en el interior.

Tanto CABA como Provincia de Buenos Aires han extendido su sistema de salud para dar respuesta, sin saturarlo. Entendiendo que saturar el sistema es no poder conseguir una cama adecuada para el paciente que la necesita. Por supuesto, que la derivación de pacientes de una localidad a otra, e incluso de una jurisdicción a otra, sin generar una demora que impacte en su diagnóstico y/o evolución es una estrategia valida. Incluso es la idea base para que funcionen las redes de salud. El rol de la cuarentena temprana a sido fundamental para lograr este objetivo. Luego, fuera de este objetivo todo es discutible y contrafáctico. Si fue demasiado extensa, si la culpa es de los políticos, la politización o la gente, y otras discusiones similares, prefiero dejarlas para otras entradas (anteriores o posteriores). Hoy quiero centrarme en lo que NO NOS PUEDE PASAR, PERO NOS PASÓ

Que los contagios se iban a trasladar al interior nadie nunca lo dudo. Era solo cuestión de tiempo. Es imperdonable que ciertas provincias no se hayan preparado adecuadamente y sus sistemas estén hoy saturados. Se advirtió que esto podía suceder. Se sabe que los sistemas de muchas provincias estaban realmente desvastados. Hace mucho años que vivimos en un país altamente inequitativo. Esta era la oportunidad para trabajar y cambiar para que no nos pase lo que NO NOS PUEDE PASAR, PERO PASÓ.

No hay intensión política alguna en mis palabras (les acerque notas de provincias manejadas por los dos partidos mayoritarios y una gobernada por un partido provincial local). Como exprese unos párrafos arriba la cuarentena desnudo lo mejor y lo peor nuestro. Lamentablemente, o por desidia política, o por falta de visión, hoy el interior sufre lo que NO NOS PUEDE PASAR. TENER QUE ELEGIR A QUIEN DARLE O SACARLE EL RECURSO NECESARIO.

Publicado por Ariel Mario Goldman

Gerente Operativo de Gestión Administrativa Hospital Alvarez. CABA Presidente de la Asociación de Economía de la Salud (AES Argentina) Profesor universitario (UBA/ISALUD/FAVALORO/UNSAM)

3 comentarios sobre “Covid-19 en el interior. No nos puede pasar, pero pasó

  1. Ver la pandemia con el diario del lunes nos brindo tiempo par reforzar el sistema sanitario.
    Esta vez al desconocerse la verdadera frecuencia de reinfecciones y al no saber cuanto tiempo dura la protección de los anticuerpos en Latinoamérica dependerá de las políticas sanitarias a aplicar la responsabilidad de sus habitantes y del tiempo de protección de los anticuerpos para no caer en una segunda ola de contagios como en Europa.

    Me gusta

  2. Muy bueno !!! Las políticas a largo plazo en salud en una deuda pendiente
    No puede pasar pero pasa … es la diferencia terrible entre el interior y Buenos Aires

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: