¿Es valido el cansancio para relajar los cuidados?

Varios meses han pasado desde el confinamiento total que vivió Argentina, y la mayoría de las actividades han vuelvo con una “nueva normalidad”, es decir con un protocolo más o menos estricto que requiere uso de tapabocas, higiene permanente y distancia social. La economía sigue resentida y se espera una lenta recuperación, especialmente en los sectores de turismo y esparcimiento, aunque con la amenaza permanente de cierre por la creciente segunda ola de contagios.

¿Esta vuelta a las calles en medio del crecimiento de casos es peligrosa? En realidad, convivir con el virus es peligroso pero inevitable. El problema es la relajación, entendida como la falta de atención de protocolos o la exposición a situaciones de alto riesgo en forma innecesaria, como ser una fiesta de cientos de personas. Léase bien, no es el problema que la gente trabaje, visite amigos o se entretenga sino como y donde lo hace.

Tal vez, por el descreimiento en los políticos, o el hartazgo de las noticias, o por falta de conciencia social, nos relajamos. Incluso empatizamos con algunas situaciones, como viajeros varados en otros países, sin medir el verdadero riego en el que estamos. La falsa sensación de seguridad, proporcionada en parte por la vacuna y en parte por el verano que hemos pasado, ayudó en la relajación. Y acá me permito un llamado de atención. Hay que volver a cuidarse al extremo, no hay excusa para relajarse, y mucho menos aducir cansancio. Si no lo haces por vos, hacelo por tus familiares o por el prójimo o por quien te plazca, pero cuídate.

Te dejo para leer algunas noticias que salieron relacionadas al tema. Desde la barbaridad de las fiestas clandestinas hasta la necesidad, no solo en Argentina sino el todo el mundo, de no relajarse, ya que la pandemia aún no termina.

Este es el momento de actuar, con conciencia individual y conciencia social. Actuar con responsabilidad, con grandeza, con amor propio, por vos y por los demás. Levantemos la cabeza y veamos como el mundo esta luchando con el virus, no seamos arrogantes ni soberbios, no creamos que a mi no me toca, ni seamos infantiles de caer en grietas sin sentido. Solo actuando como sociedad podremos recuperar nuestras vidas, nuestros amigos, nuestras reuniones y, por qué no , nuestras fiestas.

Publicado por Ariel Mario Goldman

Gerente Operativo de Gestión Administrativa Hospital Alvarez. CABA Presidente de la Asociación de Economía de la Salud (AES Argentina) Profesor universitario (UBA/ISALUD/FAVALORO/UNSAM)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: