Restringen la libre elección de obras sociales ¿avance o retroceso?

El 07 de julio se publicó el Decreto 438/2021 que limita la libertad de elegir obra social durante el primer año de trabajo, obligando a los empleados a quedarse en la obra social que le corresponde por su rama laboral. Nuevamente se pone sobre el tapete las libertades individuales versus la solidaridad del sistema de salud. Antes de tomar una posición al respecto, y con el fin de entender un poco más sobre el tema, te propongo un breve recorrido sobre la historia del sistema de obras sociales en Argentina y análisis de la situación actual.

Breve recorrido histórico

Ya desde principios del siglo XX se pueden observar organizaciones de trabajadores con fines solidarios, especialmente en aquellas ramas laborales que tenían gran cantidad de trabajadores provenientes de Europa, donde desde 1880 se pueden ver los primeros seguros sociales. Sin embargo, no es hasta 1970 que se dicta la primera regulación de obligatoriedad de las mismas. Un dato interesante es que la ley 18.610, la estableció un gobierno militar de facto, otorgándole la administración de las mismas a los sindicatos, claramente en un intento de mantener el poder en épocas socialmente convulsionadas (recordemos que Onganía es derrocado unos meses después por otro golpe de estado).

Esta ley organizaba al sistema en forma de afiliación cautiva, es decir, el trabajador era afiliado a determinada obra social, según su rama laboral y no tenía posibilidad de cambio alguna. Se sustentaba en la solidaridad de los trabajadores, donde los de mayores ingresos compensaban a aquellos de bajos ingresos.

En la década del 90´, bajo el paradigma del neoliberalismo, se propuso una reforma basada en la libre competencia con el objetivo de mejorar la calidad y eficiencia del sistema nacional de obras sociales. Bajo una serie de normativas se estableció la libre elección y la posibilidad de contratar planes superadores (se elaboró el Programa Médico Obligatorio como plan mínimo) propios o a través de un tercero, abriendo la posibilidad a las prepagas de ofrecer sus planes. En el 2001, se modifica la norma y se establece que los trabajadores podrán elegir la obra social desde el inicio de su relación laboral, sin tener que permanecer el mínimo de un año en su obra social de origen.

Análisis de la situación actual

La libre elección no modificó sustancialmente la cantidad de obras sociales, es decir, no ha impactado en la eficiencia del sistema. Tampoco ha habido mejoras objetivas en la calidad que sean frutos de estos cambios. Como efecto negativo, se produjo el “descreme”, donde aquellos trabajadores de mayores ingresos derivaron sus aportes a las prepagas, quedándose en el sistema de obras sociales aquellos que perciben ingresos menores. De esta manera, se perdió la solidaridad del sistema y se desfinanció parte del mismo. Si bien no hay datos oficiales publicados, se estima que aproximadamente el 90% de los beneficiarios que optaron por cambiar de obra social, han derivado aportes hacia una empresa de medicina prepaga.

En la coyuntura actual de mayor desempleo, trabajo informal, la perdida del salario real y el aumento constante de los costos en salud, muchas de las obras sociales nacionales se encuentran en crisis. De todos modos, el problema no es solo coyuntural, sino también estructural. Se destacan problemas como que un gran porcentaje de las obras sociales no tienen un mínimo de afiliados para ser actuarialmente viables, el sistema de financiamiento esta desligado del riesgo del afiliado y la falta clara de normas de coberturas (el PMO es ampliado por leyes transversales sin financiamiento o por medio de amparos)

Conclusión

Este decreto no soluciona problemas de eficiencia, calidad o solidaridad del sistema ni sus problemas estructurales. Parece ser un parche, más como un gesto hacia la CGT por parte del gobierno en un año de elecciones, que como una regulación que busca mejorar el sistema de salud. De esta manera en los próximos meses, algunas obras sociales contaran con mayores fondos, favorecidos por el rebote de la abrupta caída económica del año pasado. Probablemente, las obras sociales más pequeñas (que solo derivan aportes) y las empresas de medicina prepaga sean las perjudicadas.

Por otro lado, muchas personas se verán perjudicadas y muchas otras ni se enterarán o no les interesará el tema. Yo por mi parte me lamento que una vez más los intereses de un sector prevalecieron sobre los intereses generales de mejoras reales del sistema de salud. Y vos ¿los ves como un retroceso de la libertad individual o un avance hacia un sistema de justo? Me gustaría leerte.

Publicado por Ariel Mario Goldman

Gerente Operativo de Gestión Administrativa Hospital Alvarez. CABA Presidente de la Asociación de Economía de la Salud (AES Argentina) Profesor universitario (UBA/ISALUD/FAVALORO/UNSAM)

3 comentarios sobre “Restringen la libre elección de obras sociales ¿avance o retroceso?

  1. Pienso q este decreto constituye un retroceso para la evolución del sistema sanitario; favorece a las obras sociales que no brindan los servicios de salud adecuados por lo que si se lo dejaria a libre eleccion de los trabajadores nunca las elijirian.

    Me gusta

  2. Es sin atenuantes un retroceso para el sistema de salud ,estos decretos no hacen mas que patear la pelota para adelante,poner parches a un sistema de salud cada vez menos solidario, y segun el gabierno de turno favorecen a los sindicatos o prepagas pero nunca a la gente,la politica no toma a la salud como politica de estado.Demasiada improvisacion

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: