El responsable del fracaso

Desde marzo de este año, cada vez que me consultaban, decía que si Argentina tiene 10.000 muertos en la pandemia sería un éxito. Hoy superamos ese número. Un amigo con memoria me preguntó, ¿Entonces es un fracaso? Vamos por parte le respondí.

El éxito o fracaso sobre la cantidad de muertos, las debemos evaluar comparando el total de muertos del año vs. años anteriores, y la muerte prematura en los próximos 5 años. De esta manera, considerar los muertos CON Covid y los muertos POR Covid. Debo admitir que en marzo no esperaba que para septiembre sigamos con la Pandemia, y menos aún, que el último mes se hayan triplicado los muertos respecto a los primeros 5 meses. ¿Entoces fue un fracaso la cuarentena? Inquirió mi amigo.

La cuarentena nos permitió ampliar y reforzar el sistema de salud y nos permitió aprender a atender a los pacientes bajando la letalidad de la enfermedad. Lo que no aprendimos fue a convivir con el virus. Parte de la sociedad no valora lo que no sucede (recomiendo leer lo que no sucede no se valora), entonces como hubo pocos muertos en los primeros meses y una gran crisis económica, el virus no existió o era solo una gripe. Otra parte debió salir a trabajar y se expuso sin saber cuidarse. La cuarentena no fue un fracaso, tampoco un éxito. ¿Entonces fue un fracaso la política? Volvió a preguntar mi amigo.

Creo que desde la política se hicieron cosas importantes, como con la IFE y el ATP o en la unión que en principio mostraban Fernandez y Larreta. Pero han errado en otras, como querer imponer reformas transcendentales en medio de la pandemia o declaraciones cruzadas que no sumaron. La crisis económica es muy profunda, más que otros países de la región, y aunque partimos de una situación delicada, el error es culpar a la anterior gestión. Se ha politizado la pandemia y eso genera problemas. No veo un fracaso o éxito en la política. Y entonces ¿Quien es el culpable del fracaso? Irritado mi amigo volvió a preguntar. Superamos los 10.000 muertos, la expectativa va en aumento y estamos en medio de una crisis económica.

No creo que haya sido un fracaso. A principio de la pandemia las predicciones sin cuarentena eran de 40.000 a 200.000 muertos en los primeros 2 meses. Y que la economía caería desde el 6% al 10%. Pero eso es contrafactico, nadie puede probar que hubiera sucedido realmente. Tampoco podemos hablar de éxito sin que la pandemia haya pasado y sin recuperación económica. Me parece que el fracaso es buscar en el otro al culpable y no hacerse resposable. De esto se sale como sociedad, incluidos los políticos, los sanitaristas y cada uno de nosotros. Te quiero dejar dos textos pequeños que nos representan e ilustran mi punto. El primero del genial Tato Bores y el otro del Dr. Trimboli, un referente de la salud mental a nivel mundial.

En resumen, todavía no hay fracaso o éxito. Esta en nuestras manos, entonces dejemos de culpar a los otros y aceptemos lo que podemos hacer. Usemos el barbijo, mantengamos los 2 metros de distancia, mucho lavado de manos y evitemos los encuentros en lugares prohibidos. ¿Vos qué pensas?

Publicado por Ariel Mario Goldman

Gerente Operativo de Gestión Administrativa Hospital Alvarez. CABA Presidente de la Asociación de Economía de la Salud (AES Argentina) Profesor universitario (UBA/ISALUD/FAVALORO/UNSAM)

9 comentarios sobre “El responsable del fracaso

  1. Me encantó el artículo, es muy interesante. Las personas piensan ya en un resultado, sea de éxito o fracaso, de un problema que aún no acaba. Estamos a casi 7 meses de estar viviendo con el virus y cuesta que la gente entienda lo importante que es tomar todas las medidas de prevención posibles para cuidarse a sí mismos y para proteger al otro. Realmente necesitamos cuidarnos entre todos, no es sólo una frase.
    Yo particularmente no dejé de trabajar y tomo todas las medidas de precaución aprendidas, y todavía me encuentro con gente que se baja el barbijo para hablarme, que no toma distanciamiento y que cree que el virus “es una mentira”.
    Todavía queda mucho por aprender, y por sobre todo algo que debería aplicar a todos los momentos de la vida que es tener mayor empatía.

    Muchas gracias.

    Me gusta

  2. Muy interesante el artículo, creo que todavía no se puede hablar de éxito o fracaso, sobre la pandemia, hay que tener paciencia y saber convivir con el virus. Lo triste de esta pandemia es que se ha llevado muchas vidas, ha causado mucho dolor, mucha incertidumbre y mucho miedo. También le ha dado otro sentido a la palabra solidaridad y, a muchos, nos ha enseñado a entender que el verdadero sentido de tener el privilegio de estar vivos es compartir y servir.

    Me gusta

  3. Entiendo que este es el mismo escenario que cuando se habla de prevención.
    Lamentablemente cumple con el principio de lo contrafáctico.
    Ahora, quienes formamos parte del sistema de salud no tenemos grieta, quienes vemos desde los diferentes subsistemas lo crítico de la situación, el agotamiento y los malabarismos que se hacen para mantener esa baja mortalidad opinamos todos igual: barbijo, distancia social, auto cuidado y cuidado de ÉL OTRO.
    También es interesante ver cómo quien toma una posición indulgente cambia rápidamente su parecer cuando le toca estar enfermo, ser sospechoso o golpea en su familia, ahí si le exige al gobierno, al estado, o a su cobertura que “haga todo por el”. El padecimiento siempre es peor cuando lo vive uno.

    Me gusta

    1. Ariel, me parece muy interesante el articulo.
      Al leerlo recorde que cuando todo esto comenzo yo tuve la oportunidad de hablar con vos en el hospital sobre lo que estabamos empezando a atravesar, en la charla te consulte cuantos muertos se esperaban y me dijiste que lo que se estimaba eran aproximadamente 10.000 muertos, cosa que en ese momento crei imposible.
      Hoy tal como lo expones, esos números se superaron y creo que no pasa por el éxito o el fracaso de las medidas implementadas, sino por el agotamiento que se comenzo a sentir luego de muchos meses y que llevo a muchas personas a relajarse o pensar que el virus no existe, actuando en consecuencia de manera equivocada.
      Creo que estamos atravesando uno de los momentos mas dificiles y es cuando debemos tomar consciencia, dejar de buscar culpables y pensar en el otro.
      La única salida es ser empaticos, usar barbijo, mantener distancia y tener extremo cuidado con los lavados.
      Coincido plenamente en que esto lo atravesamos como sociedad.

      Me gusta

  4. Me parece muy interesante el artículo. Me cuesta pensar, en el contexto que estamos viviendo , en fracaso o éxito la verdad. Creo que tenemos un Estado presente, el cual también ha tenido errores, pero incrementaron los centros de salud, se implementó el IFE, el ATP… Creo que el Estado no tiene responsabilidad en que aún no sepamos convivir con el virus, muchos ciudadanos no toman los recaudos necesarios ( mucha gente usa mal el tapa boca, no mantienen distancia) , en muchos casos hasta que no tuvieron un caso en la familia no tomaron conciencia que no se podían seguir festejando los cumpleaños o hacer reuniones,bajo la premisa “total no pasa nada”. Estamos todos cansados , el personal de salud, las fuerzas de seguridad, los comerciantes, los docentes…hay personas que realemente no salieron en todo este tiempo y sienten que su esfuerzo no sirve para nada porque otros hacen lo que quieren.
    Creo que como sociedad necesitamos más empatía, solidaridad y responsabilidad social.

    Me gusta

  5. Interesante reflexión; como en todo en la vida, se evalúa más o menos lo que el paradigma de cada uno permite ver, influenciado, por supuesto con las opciones posibles que las diferentes realidades representan. La de cada uno en lo personal, la que vemos en los ambientes laborales y la información que nos brindan los sistemas de salud, políticos, y los medios de comunicación varios, etc. Después la comparación con otras partes y realidades del mundo, algunas veces sin tener muy en cuenta las diferentes realidades. Nuestro país es un complejo escenario para cualquier año normal por mil motivos. Si a esto le sumamos una enfermedad nueva, de la cual hay poca información Real y objetiva construida, donde más o menos se sabe que es muy contagiosa, que es peligrosa para los sectores de riesgo, que en teoría por la demanda que puede llegar a generar puede hacer colapsar el sistema de salud. Bueno, teniendo eso en cuenta, y las proyecciones posibles que había, no se puede evaluar fracaso o éxito hasta el día que el problema se resuelva. Los números no son de catástrofe, pero tampoco ideales, el gasto e inversión que se ha hecho es muy importante de parte del estado, los números económicos no son buenos, pero tampoco los peores que se podían esperar. Hay un estado presente, limitado, con conflictos, muy a la argentina, pero siempre podría ser mejor o peor. Desde mi punto de vista sesgado por mi simpatía con el gobierno actual y mi crítica al anterior. Después desde lo que creo de la sociedad, somos una sociedad muy heterogénea, hay personas muy responsables y otras todo lo contrario. Tenemos una historia muy complicada y poderes muy complejos, gobierno, medios, pueblo, sector judicial, etc. Que hacen que cualquier medida sea una delgada línea entre el caos y lo que no sea caos.

    Me gusta

  6. Hola Ariel! Buena reflexión como siempre. Creo que debemos reforzar empatizar más entre todos. Ejercitar el consenso y dejar de “buscar culpables”, cómo mencionabas en el artículo. A nivel personal, y creo q nos pasó a muchos, me encontré con más fuerza y voluntad de lucha de la q creía tener. Siempre esperando y esperanzado en un futuro mejor e igualitario. Creo que la pandemia saco a relucir lo malo y lo bueno q nos forma como sociedad. Hay mucho para debatir y mucho para construir, algo está cambiando y se vera reflejado en un futuro, o eso me gusta creer.
    Te abrazo, con distancia social.
    Saludos!

    Me gusta

  7. Hola Ariel !Creo que no correspondería hablar de éxito o de fracaso sobre un proceso pandemico, único y devastador cuando todavía nos queda un camino por recorrer con el virus, con la sociedad y con las políticas públicas.Lo que si creo es que ya podemos hablar de éxitos y fracasos de mitad de camino.Además corresponde responsablemente hacerlo.Pienso que el mayor éxito de mitad de camino fue la cuarentena obligatoria de los primeros 50 días que es hasta donde llegó el límite del encierro (en mas o en menos días hemos probado que ese era el límite).Esta estrategia permitió fortalecer los sistemas de salud( que hace 40 años estaban semiabandonados de privilegios humanos y técnicos), y con esa medida estamos batallando ante un escenario absolutamente disruptivo e incierto.Al menos podemos batallar!!!
    Te invito a que abramos el debate de los exitos y fracasos de mitad de camino.
    Te mando un abrazo !!

    Me gusta

  8. Interesante análisis Ariel. Difícil tomar perspectiva ante una realidad tan convulsionada.
    Considero central la importancia de que como ciudadanos podamos hacernos cargo de las responsabilidades que nos competen.
    El gran mal que nos aqueja es la velocidad con la que desplegamos una condena social pero la dificultad con la que reconocemos nuestros errores. Mientras que no podamos verlos y aprender de estos seguiremos repitiéndolos. La soberbia puede transformarnos en seres impotentes e hipócritas cuya única herramienta sea la queja y la capacidad de análisis se vea brutalmente reducido.
    Muchas gracias.

    Me gusta

Responder a Mayra Cuevas Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: